Todas las entradas por Mauricio Leandro

Nací en La Habana Cuba el 24 de marzo y vivo en Chile desde noviembre del 2006. Soy Licenciado en Comunicación Social de la Universidad de Chile y realizo mi tesis para obtener el título de Periodista en la misma casa de estudios. Soy hijo de madre cubana y padre chileno, hecho que me hace parte de la historia y el presente de estos países. Gracias al trabajo de mi padre que se desempeñó como corresponsal, tuvimos que viajar por muchos lugares de Latinoamérica, esto me posibilitó conocer diferentes realidades del hemisferio. Viví durante seis años en Bolivia y he estado un tiempo en Argentina. También he pasado por Venezuela, Perú, Panamá y República Dominicana. Mi mayor afición es la escritura. En Cuba participé en el concurso “Sabe más quien lee más” donde obtuve el tercer lugar de la provincia Habana. Otro concurso en el que participé cuando tenía 15 años fue en “Leer a Martí” donde obtuve Mención Honrosa en la categoría de poesía del municipio Playa. En agosto de 2010 gané el concurso literario de cuentos El Siglo, en Santiago de Chile. Fui director y creador de las revistas El Joven Guardia, La Base y Awkache. He trabajado como corresponsal en la Agencia Alemana de Prensa (dpa); periodista en la Asociación de Corresponsales de la Prensa Internacional en Chile (Acpi) y en Radio Nuevo Mundo; como editor en revista Los Taxistas; y actualmente soy el periodista de la Confederación de Pymes (Conupia). También me he dedicado, hace un par de años, al diseño y diagramación de revistas, entre ellas Los Taxistas, Novedades Médicas Chile y El Gremio. Otra de mis aficiones es el cine y la literatura y dedico un tiempo a la música, con la cual he tenido diversas presentaciones, tanto en la universidad, como en juntas de vecinos y en TV8, la red comunitaria de Peñalolén.

Historia parlamentaria del Partido Comunista de Chile

BanderaPor Mauricio Leandro

Nuevamente la historia parlamentaria comunista ha cumplido un hito. Cuatro años después de la última contienda electoral, este 2017 dos parlamentarios más se suman a la bancada del Partido Comunista de Chile, con lo que se completan 8 escaños en la Cámara Baja. Se trata de un pequeño aumento en relación a la elección de 2013 donde se obtuvieron 6 diputados, pero esta vez llegará al parlamento voces tan potentes como las de la abogada de Derechos Humanos, Carmen Hertz. Esto hecho simboliza un triunfo moral de una mujer que ha combatido toda su vida contra los crímenes de la dictadura de Pinochet y que hoy estará en el Congreso gracias a una votación obtenida en democracia.

El Partido Comunista de Chile consiguió en esta elección 274.935 votos, un 0,16% más que en las elecciones de 2013, cifra con la que consiguió obtener el  5,16% de la representación en la Cámara de Diputados. De todas formas, todavía sigue siendo un desafío es llegar al Senado, ya que la gran apuesta que se hizo en la región de Atacama con la candidatura de Lautaro Carmona, no tuvo éxito. Los comunistas chilenos siguen sin llegar a este cuerpo legislativo desde 1973.

Ya a mediados del siglo pasado, el chileno, logró ser uno de los más grande partidos comunistas en el mundo occidental, alcanzando su máxima votación el año 1973 durante el gobierno de la Unidad Popular, donde los comunista consiguieron 25 escaños en la Cámara de Diputados y 9 en el Senado. Aquella vez contaron con el 16,67% de las preferencias en las urnas.

Seguir leyendo Historia parlamentaria del Partido Comunista de Chile

Anuncios

Las 22 cosas que probablemente no sabías de Cuba

Asalto al cielo

FOTO: Kaloian Santos FOTO: Kaloian Santos

Hace unos días comenté algunas anécdotas de mi infancia en Cuba, pero me di cuenta que hay varias de esas historias y cosas aprendidas que me encantaría compartir con mis amigos en Chile y en el resto del mundo. Por eso enumeré algunas de las cosas que conformaron mi niñez y que responden el por qué amo y defiendo tanto a mi país. Espero que les guste.

Ver la entrada original 1.912 palabras más

Disfruten su freedom

Tristeza siento por los que se han ido sin ver más allá. Me causa desconsuelo la imagen en los ojos de quienes todavía tienen tatuada La Habana, pero no los juzgo. Entiendo las razones, pero insisto, no vieron más allá.

Crecí en el barrio de Buena Vista, de los más modestos de la capital cubana en pleno Periodo Especial. Algunas mañanas partía a la escuela con tan sólo un pan con aceite y un agua con azúcar en la barriga, pero iba contento.

Seguir leyendo Disfruten su freedom