Disfruten su freedom

Tristeza siento por los que se han ido sin ver más allá. Me causa desconsuelo la imagen en los ojos de quienes todavía tienen tatuada La Habana, pero no los juzgo. Entiendo las razones, pero insisto, no vieron más allá.

Crecí en el barrio de Buena Vista, de los más modestos de la capital cubana en pleno Periodo Especial. Algunas mañanas partía a la escuela con tan sólo un pan con aceite y un agua con azúcar en la barriga, pero iba contento.

José Martí se llama la primaria que me forjó en el amor a mi país y a mis compañeros. Mercedes fue mi maestra de Historia y Lengua Española, quien además alimentó con hazañas y aventuras mi infantil delirio. Eso no puedo olvidarlo.

Era difícil esa época, pero tuve la suerte de conocer otras realidades que me sirvieron para contrastar la mía y lo hice, no con la conciencia de un adulto contaminada de intereses, sino con la pureza de mis primeros años.

Tuve la fortuna de estar un tiempo en Bolivia gracias al trabajo de mi papá. Allí pude abrir los ojos en otra realidad. Ya no iba a la escuela con un pan con aceite y un agua con azúcar, pero entre mis compañeros habían quienes ni siquiera iban con bocado alguno. Disfruté esos años porque me llené de juegos y códigos nuevos. Aprendí cómo se relacionaban los niños felices “que en la falda de los cerros iban a jugar”. Pero no puedo sacar de mi memoria la anécdota aquella cuando mi madre vio a una niña de 5 o 6 años en la calle descalza y se llenó de espanto. Mi madre, cubana al fin, jamás había visto eso, así que cargó con la niña hasta nuestra casa, la bañó, le dio ropas nuevas y unos 50 bolivianos y la dejó en el Mercado Rodríguez, donde la habíamos encontrado. Al otro día unos diez pequeñines estaban en la puerta de mi casa para que mi madre los ayudara a ellos también.

Algunos dirán que yo soy fatal, como “Chicho”, por haberme ido a Bolivia, el país más pobre de Sudamérica, pero están equivocados. Bolivia es uno de los países más ricos de América, tiene selva, llano, montaña, frutas, ganado, gas y muchos minerales. En La Paz, ciudad donde vivía, no todos andaban con los pies desnudos. Quien ha ido a esa bella ciudad sabrá que La Paz tiene tres realidades: el Alto, el Centro y la Zona Sur. El primero es un lugar pobre y desgarrador, las imágenes del Alto son fuertes, a veces de niños en los latones de basura buscando sobras de comida o lamiendo los paquetes de galletas buscando desesperados la última miga perdida en el sobre; el Centro es la zona de oficinas y de comercio donde nosotros vivíamos y que está llena de barrios acomodados, modestos y pobres; y abajo, lejano de todos está la Zona Sur, llena de calles bellas, edificios altos, de una arquitectura exquisitamente moderna, donde nadie va a la escuela descalzo, ni en bus escolar, sino en el auto del padre que lo va a dejar, un auto del año.

En mi Cuba no existen esos contrastes. No puedo negar que sí hay diferencias, pero es falso decir que la sociedad cubana es una sociedad de ostentaciones.

Jamás olvidaré a Elizabeth, la compañerita más bonita de José Martí, quien recibía mes a mes la remesa de su padre, un hombre que llevaba años en “la otra orilla”.  Ella llevaba una latica de Tukola, un sándwich de la tienda, mientras que otros nos teníamos que fajar con el diminuto pan de la bodega. El tema, es que con Elizabeth tuvimos la oportunidad de compartir un buchito de su Tukola, porque ella no vivía en la Zona Sur, sino en Buena Vista, a una cuadra de mi casa. Ambos éramos compañeros de la misma escuela y juntos, con nuestras pañoletas bien atadas al cuello, prometíamos cada mañana ser como el Che.

Al pasar de los años descubrí nuevos amores, la literatura, la poesía, la trova y el rock. Me hice cientos de amigos en el mundo de los frikis, como le decimos en Cuba al mundo del rock, y con ellos aprendí nuevas visiones. En la calle G teníamos horas de halagos a la música de Pink Floyd, de Led Zeppelin, pero también nos poníamos a discutir sobre la realidad y “lo dura que estaba la cosa”. Nadie en esa discusión negaba que “la cosa” estaba fea, pero el debate que algunos planteábamos, era poder descubrir el origen del problema. Hablar del Bloqueo sonaba a poner el disco rayado, al discurso repetitivo que sonaba en la radio y la televisión, eso parecía ser verdad. Era tanta la reiteración del mensaje ese, que ya no era tema y pocos prestaban atención a las nuevas medidas que podían aplicar Clinton, Bush u Obama. Tuvimos que ser insidiosos y eso nos ayudó a no ser tan sólo críticos y mucho menos automarginados, como sucedió con algunos, quienes se restaron del debate y decidieron reclamar en los tumultos donde nadie los escuchaba. Muchas quejas se gritaron al vacío y quienes se restaron, no participaban en las discusiones de las asambleas locales y mucho menos en las juntas de los CDR.

Por un tiempo la cosa se contaminó seriamente, porque había mucha necesidad. Nacieron los cuenta propistas, que hoy tienen su auge, pero al mismo tiempo nacieron quienes alimentaron la desvergüenza regalando propinas por aquí y por allá, alimentando el oportunismo.

A pesar de esto y de aquello, de las necesidades y alguna que otra carencia, era feliz con mi guitarra vieja, descargando con el piquete en el malecón, sonando “Lágrimas negras” en el parque del Amadeo Roldán o divirtiéndonos un rato en la Casona de la Trova. Esas madrugadas eran libres. La confronta siempre estaba antes que nosotros, pero nos íbamos cantando alegres hasta “El Niágara”, mientras que el eco de las calles nos hacía el coro. Allí pedíamos un refresco dispensado, un disco con queso crema y a esperar a que llegara la guagua. Al final nos montábamos en la 222 hasta la calle 58, lugar donde me dejaba caer rumbo a 60 y 25. Luego entraba a mi casa, tiraba los zapatos, vacilaba un poco la noche y me dormía con la música de los grillos.

Otra vez, por las circunstancias de la vida, tuve la oportunidad de conocer el país de mi padre, Chile. Mi viejo me pidió que estudiara aquí junto a él, para recuperar todos los años que estuvimos alejados, pero la condición a eso, era que al final retornaría a Cuba.

Todos los días en Chile han sido de añoranza. Me he sumado a las luchas de los estudiantes y los trabajadores del que es también mi país, porque mi padre me enseñó que antes que cubano, soy latinoamericano, pero a pesar de ello, no puedo zafarme de mi tierra. Cada mañana me levanto, pongo Radio Reloj por Internet y trato de inventarme una rutina como si estuviera en La Habana.

A veces me da tristeza cuando “pregunto por un viejo amigo” y me cuentan “que nos lo ha podrido el enemigo” o que “degollaron su alma en nuestras manos”. Más desazón me da cuando converso con aquellos que se han ido y me hablan de oportunidades, de progreso, de buena vida. Yo aquí estoy rodeado de objetos que sólo me dan soledad. No hallo en el computador un amigo con el cual descargar, ni con el cual esperar infinitas horas la guagua; no hallo las madrugadas calurosas, ni los mosquitos; pero tampoco el sabor del mamoncillo, ni de la guayaba.

Hay otros que me hablan de la desilusión, de Martí, de la cita aquella donde critica el socialismo y los veo tan lejanos al apóstol aunque lo citen mil veces. La lejanía la siento porque desconocen ellos que Martí y Fidel tuvieron como impulso el mismo motor humanista; desconocen que ambos se equivocaron alguna vez. He conocido algo a Martí y siento que me falta un millón, pero conciencia tengo de que este hijo de la sociedad feudal, al conocer el capitalismo, sintió admiración porque supo de la meritocracia, el emprendimiento y una sociedad sin esclavitud, pero no pocos años pasaron para que descubriera la política Monroe, la ambición imperialista, la gula insaciable de los monopolios, la desdicha de los trabajadores, hechos que lo llevaron a escribir sobre Marx cuando falleció:

“Karl Marx estudió los modos de enseñar al mundo sobre nuevas bases, y despertó a los dormidos, y les enseñó el modo de echar a tierra los puntales rotos”.

“Aquí están buenos amigos de Carlos Marx, que no fue sólo movedor titánico de las cóleras de los obreros europeos, sino veedor profundo en la razón de las miserias humanas, y en los destinos de los hombres, y hombre comido del ansia de hacer el bien. Él veía en todo lo que en sí propio llevaba: rebeldía, camino a lo alto, lucha”.

No critico a nadie que se haya marchado por temas económicos o de otra índole, pero permítanme ser como soy, construir el país que quiero, permítanme llamarle autonomía a ese sentimiento que llevo en el pecho. Pido humildemente que nadie venga de afuera a decirme cuál es mi camino y a quienes lo hagan desde el país que más agrede a mi bastión, que disfruten su freedom. Yo soy feliz con mi libertad, que la puedo compartir porque es inmensa y a la vez “cabe en un grano de maíz”.

Mauricio Leandro

Anuncios

30 pensamientos en “Disfruten su freedom”

  1. Hola Mauricio, también con mucho respeto te comento, que quizás no hayas visto en la Habana niños sin zapatos y pidiendo en las calles, pero créeme que en Cuba si sucede también, hace cuatro años estoy en Chile, y antes de venir hice un recorrido por algunas provincias y realmente vi mucha miseria, no solo niños sin zapatos, vi mucho mas que eso, vi miradas tristes, almas laceradas, necesidad, escacés, en fin, vi muchas cosas que quizás cuando uno se mueve en sectores determinados no alcanzamos a dimensionar e imaginar la realidad de otros y créeme que si existen muchas diferencias en nuestra patria, sobre todo desde la vergonzosa despenalización de dolar, donde las diferencias se marcaron aun más, yo me fui si, y también estoy en Chile, también tengo esa sensación de añoranza de nuestros recuerdos, de nuestra infancia, de lo que dejamos detrás, pero reconozco que nuestro país esta detenido en el tiempo, que nos obligan a vivir de la historia de nuestros antepasados sin entender que cada ser humano vive en su tiempo y que nadie tiene deuda con la humanidad como nos hacen creer desde que tenemos uso de razón. Realmente no quiero convencer a nadie de nada solo quería expresarme y eso que dices de que en Cuba se puede hablar, depende de donde y con quien lo hagas, en Cuba hay personas que estuvieron presas solo por pensar en hacer algo, lo que pasa es que la memoria del cubano es efímera, un saludo.

  2. Hola a todos los q comentaron el post inicial. Yo soy el amigo q opina desde Miami, siento un gran alivio al leer Los comentarios anteriores d mis paisanos, les agradezco infinitamente el hecho de ejercer su derecho a expresarse libremenete, acto q podemos llevar a cabo gracias a q vivimos en el exilio pues en Cuba no tendriamos Internet ni la opcion de al menos gritar nuestras ideas al viento. Comparto los pensamientos de el_yoyo, Adriana, an_45, Enrique, Andy, Eddy y Yurisander. El sentimiento de Patriotismo en el caso Cuba no va d la Mano con la Politica (como ya citaron anteriormente) . Yo añoro mi Tierra, mi familia, amigos y mis recuerdos y no me considero cobarde ni derrotado por haberme ido, quizas puedo contribuir mas a la lucha desde aqui como siglos atras lo hocieron los proceres independentisras.Mauricio,Creo q lo q te queria transmitir ya lo habia hecho y si me falto algo ya lo completaron con creces mis compatriotas. Ojala puedas tu “ver mas alla” de las estadisticas burocraticas.

    1. Varios de los que mencionaste, entre ellos Yurisander, no están en el “exilio” a él nadie lo echó. Él está en Cuba, pues si uno quiere cambiar las cosas, un puede salir, luchar organizarse, como lo hizo Martí, como lo hizo Fidel, pero al final de un tiempo, se vuelve y se muere o se triunfa en la tierra. Me acuerdo, cuando estaba en el Pre en el campo, una vez le dije a mi madre que habían unos “guapos” que eran muy molestosos y mi mamá me dijo algo que es cierto, “guapos, cojone, son los que no les gusta una cosa y se quedan y luchan, como lo hicieron los rebeldes que se cayeron a tiros con una dictadura, eso sí que son cojones”. Lo demás es bla bla bla, tú estás allá afuera diciendo que en Cuba no se puede hablar, yo estuve allá y en todas las instancias dije lo que quise y critique lo que quise. Trabajo acá, pero pienso volver para morir por mi patria y para cambiar lo que debe ser cambiado.
      SALUDOS

  3. Wow, fantastic blog layout! How long have you been blogging for? you make blogging look easy. The overall look of your site is wonderful, as well as the content!. Thanks For Your article about Disfruten su freedom Mauricio Leandro .

  4. Estimado Leandro,

    Yo soy de Los Cubans nacidos con la revolución que disfruta la “freedom” o para ser más exactos la Freiheit, pues vivo en Alemania. Leí tu post con atención y medité antes de contestar. Aquí mi opinión:

    – estás mezclando dos cosas que no tienen nada que ver. La idiosincrasia de un pueblo con la sociedad que se construye en el país. Lo que tú extrañas, lo extrañamos todos los que nos fuimos sin importar si tenemos 10 ó 50 años fuera de Cuba. Ese calor humano, esa manera de ser no tiene nada que ver con que Cuba sea socialista o capitalista. Mi padre se enorgullecia de eso mismo en el año 33, mucho antes de la revolución. Hemingway viajaba a Cuba desde antes de la revolución y describe en el viejo y el mar el carácter cubano en la persona del pescador. Era el año 1951. Más acá, yo he vivido en carne propia el viajar en un auto con alguien ente provincias son que me cobren un centavo, he dormido en casas de guajiros que me han ofrecido de corazón su modesto techo para que no durmiese en el camino. Los cubanos somos así bajo cualquier circunstancia. Fuimos así desde el nacimiento de la nacionalidad cubana, mucho antes de la revolucion, por lo que ese mérito no es el del socialismo, no le pertenece. Si así fuese, si el socialismo fuese la causa del calor humano de las sociedades donde se instauran, los alemanes del este deberían ser más cordiales, amistosos y desprendidos que sus vecinos occidentales que siempre vivieron en la RFA. Paradojas de la historia, los casos más frecuentes de racismo y xenofobia se dan precisamente en los territorios de la otrora RDA.
    – Para tu conocimiento, aún en la fría Alemania, los cubanos seguimos organizando piquetes de pelota, dominó, bailamos ruedas de casino y seguimos compartiendo en ese sabor cubano tan sabrosón que nos dió forma. La soledad está en tí, no en Chile. Alemania, Toronto o Moscú se doblegan, se contagian por nuestras fiestas cubanas. Tenemos el privilegio de enriquecer nuestra cubania. Es cuando estas lejos cuando aprecias los más minimos detalles. Pero te puedes encerrar en la isla de tus recuerdos o convertirte en ciudadano del mundo. Los segundos enriquecemos nuestro congrí con tamales mexicanos, con el gallo Pinto costarricense, con la alegría de los griegos. Todo eso bañado en cerveza alemana. Créeme que es un privilegio poder convertirte en embajador de tu propia tierra por donde quiera que pasas. He vivido ya en un montón de países y estoy seguro que Chile no será la excepción. Antes de que regreses a Cuba sal a la calle y enriquece tu cubanía.
    – es erróneo pensar que los que decidimos irnos de Cuba por causas “economicas” nos vamos huyendo de la pobreza. Si así fuera no habrían comunidades de cubanos en países como Nicaragua, Angola o Bielorrusia. Estoy seguro que si buscas en La Paz, en esos humildes cerros encontrarás cubanos viviendo en condiciones incluso peores de las que vivían en Cuba. Entonces ¿Huían de la pobreza? Si es así, ¿Por qué no regresan? La respuesta es unánime: el socialismo, al menos el cubano, es una experiencia empobrecedora. Nuestros abuelos, los que bajaron de la sierra, vivían mejor que nuestros padres y nosotros más mal que nuestros progenitores. Nuestros hijos y nietos viven peor en ese orden. Recuerdo que mis Navidades en Cuba eran un martirio de la abuela contándonos cómo eran sus Navidades de niña. Parecería algo sin importancia, algo pueril quejarnos de que nuestras Navidades no conociesen los turrones sino fuese porque el resto de los 365 días del año, nuestra realidad era una sucesión de carencias siempre crecientes. Hoy teníamos esto, mañana no… Mientras describías la situación de los niños pobres a quienes tu mamá ayudó, me vino a la mente que cuando mi primera hija nació en 1991, mis compañeros de trabajo hicieron una colecta y me regalaron un saco de leche en polvo que además compraron robado en la bolsa negra. Yo era arquitecto, lo que me pagaban no me alcanzaba para tanto, en el mercado no se vendía en moneda nacional y teníamos que comprar la leche robada en la tienda de 5ta y 42 (solo los ricos extranjeros podían comprar con dólares).
    La diferencia entre La Paz y La Habana, además de la pintura está en que nosotros hemos hecho trizas nuestra ciudad y la pobreza a alcanzado a todos.
    – lejos de ese triunfalismo feroz, he conocido la lastima que gran parte del mundo tiene hacia los cubanos. Son conocidas las leyes despóticas que prohiben a hijos ver a sus padres, orientales visitar la capital, cubanos pagando permisos para entrar a su propio país… Es difícil tapar esas cosas en tiempos de Google.

    Pero si una cosa hemos aprendido bien los que nos fuimos en busca de “freedom” es a respetar tu derecho y el de cada cual de escoger la realidad que más le convenga. Si para tí la libertad está del muro del malecón hacia dentro, be happy. Embriágate de ella, como mismo hacemos los que decidimos lo contrario.

    1. Respeto, no comparto. Por ello mismo expresé lo que siento, lo que para mí es la libertad. Ahora, nunca me vas a ver diciéndole a la gente que se quede en Cuba o que luche por esto o aquello, cada cual que lo luche por lo que le parezca más justo, pero “siempre respetando al compañero, que ha escogido otro camino”. Si escribí esto, es por una experiencia personal con un amigo que hace tiempo, desde Miami, intenta decirme lo que es la libertad, concepto que según lo describe no lo comparto, más nada. Sobre lo de la soledad, no lo interpreto como tú, porque para mí no sólo la ciudad de puebla de gente, sino de lugares y anécdotas que ni Santiago, ni La Paz, ni Munich tendrán jamás. Cada una de esas ciudades tiene su particularidad, su belleza historia y mistisimo, pero lo que es a mí, no me pueblan como lo hace La Habana y su historia, incluso su pintura desgastada y sus calles heridas.
      Qué bueno que lo que escribí te haya hecho reflexionar, más me sorprende que mi nota llegara a cubanos en Alemania. Pero de verdad que me alegro que tu respuesta y tu reflexión haya estado dentro del marco del respeto, la mayoría no lo hacen así. Casi todos intentan, por medio de la tiranía, que cambie de pensar, tanto insultando, como en el caso de algunos Estados, jodiendo más a los que están allá aplicando el Bloqueo y sus leyes.

      Un saludo a ti y nuestra comunidad.

      1. No importa si estas en Miami, o en Munich o La Paz. Cuba, si es tu pais, sigue siendo tu patria, pero eso no quita que las personas alli no son verdaderamente libres de decisión. Esta muy bien que consideres el respeto, pero por ejemplo: yo soy cubana y vivo en Washington: que importa donde yo vivo? Que importa si es Miami? Te puedo asegurar que el 90% de los cubanos que se van de Cuba lo hacen por problemas económicos y les toca Miami porque generalmente es el sitio donde tienen a sus familias, no porque les importe el bloqueo. La mayoria de los cubanos que apoyan esas medidas son personas ya viejas que se fueron de Cuba cuando triunfo la Revolucion. Sin embargo, tambien te puedo asegurar que hay un 10% que no son felices, no por problemas económicos, sino politicos. Yo soy una de esas personas.

        Yo considero que la verdadera libertad es aquella en la que, bajo ciertos principios y regulaciones sociales por supuesto, tu tienes el derecho de poder expresarte libremente, de elegir directamente a tus representantes, de poder viajar con tus hijos menores de edad sin que tengas que sacarlos del país definitivamente, de poder entrar libremente a tu país desde afuera sin tener que pedir un permiso de entrada. A tu propio país! Yo amo mi pais, y como tu, tengo maravillosas experiencias alla que nunca podre olvidar, pero la politica se debe separar de los sentimientos patrioticos, porque en el caso de Cuba, no van de la mano.

        El día que me gradue de la Universidad en Psicologia y me ubicaron a trabajar en el departamento de recursos humanos de un hospital contando planillas, me di cuenta que mi idea de hacer psicologia cognitiva, incluso despues de asi haberlo manifestado en mi tesis y en muchisimas jornadas cientificas y eventos, estaba muy lejos de ser real. Senti que por mucho que me esforce, por mucho que estudie, e incluso trabaje en proyectos, no habia retribución. No es algo economico, es sentir que tu esfuerzo no se premia y ha sido en vano. Eso lo encontraba a cada segundo en Cuba. Cuando tu tienes la libertad de crecerte al maximo, todo lo que puedas y consecuentemente buscas el fruto de tu esfuerzo es algo perfectamente justo y comprensible.

        Cuando tuve a mi segundo hijo, mi hermana quiso que yo viajara a EE.UU y la visitara. Mis hijos no podían viajar conmigo, y yo soy madre soltera, porque a pesar de ser mis hijos, mi país no me dejaba sacarlos de visita, tenia que ser solo en caso de que fuera definitivo. Tuve que postergarlo porque no tenia con quien dejarlo. En la segunda oportunidad, me los lleve conmigo, porque decidi que tenia que ser definitivo.

        Tuve que entregar mi casa, porque si, ERA mi casa. Fue de mi madre, comprada por mi abuelo antes de que triunfara la Revolucion. Mi madre murió y la herede yo. Era mi casa, pero ya no, me fui del pais y tuve que entregarsela al estado. Incluso, siendo Cuba mi pais, ahora cada vez que voy, la que era mi casa ya no lo es mas, y tengo que buscar a algun amigo para quedarme en su casa o pagar un hotel. Es gracioso (y hago un paréntesis), que mi abuelo fue hijos de esclavos. No era nadie. De adulto trabajo en una fabrica por algunos anos. Con un dinero que reunio compro esa casa en San Miguel del Padron. Yo, graduada de la Universidad, en Cuba socialista, no podia ni trabajar en la rama que deseaba para empezar. Menos aun la idea de sonar comprarme un apartamento mas grande para que mis hijos pudieran tener un cuarto para ellos dos. Apiñados dormiamos dos en una misma cama y el mas pequeñito en una cuna apretada contra la pared por la cama en la que dormiamos nosotros. En fin, para no hacer mas larga la historia, la casa que compro mi abuelo, por la cual trabajo en la Cuba capitalista, ya no es de mi familia. Ahora es del estado, es de Fidel, que no la compro y no trabajo por años para comprarla.

        Si, es triste ver como en tu propio pais las cosas que tu sudas no son tuyas al final del dia, incluso llegue a pensar que mis hijos tampoco eran míos. Me duele mucho que asi sea, me duele que en la tierra que me vio nacer me nieguen derechos que por definicion yo deberia tener.

        Es probable que por eso mucha gente se oponga a tu idea, no de que Cuba como patria sea maravillosa, porque eso al menos personalmente lo comparto, sino la idea de que Cuba desde el punto de vista político te de libertad. Quizas el que piensa como tu si es libre, en definitiva son los mismos ideales que tiene el gobierno, pero es la idea que tambien deberian darle un pedacito a los que piensan diferente y darles la posibilidad de elegir y cambiar, asi como lo hizo Fidel o como intento hacerlo Marti. Si asi fuera probablemente la gente que emigra para Miami a criticar la falta de libertad que tenian antes se quedaran en Cuba, trabajando y produciendo para su país y expresando lo que piensan sin miedo a ser censurados.

        1. Estimada Adriana:
          Cuba no es lo mismo que La Paz, ni Santiago ni Estados Unidos, es verdad. Muchas veces se soslaya el tema del bloqueo. En uno de los documentos desclasificados de la CIA dice textualmente: “No existe una oposición política efectiva en Cuba; por tanto, el único medio previsible que tenemos hoy para enajenar el apoyo interno a la Revolución, es a través del desencanto y el desaliento, basados en la insatisfacción y las dificultades económicas. Debe utilizarse prontamente cualquier medio concebible para debilitar la vida económica de Cuba. Negarle dinero y suministros a Cuba, para disminuir los salarios reales y monetarios, a fin de causar hambre, desesperación y el derrocamiento del gobierno”.
          Este tipo de políticas han mellado, “desesperado” y “desalentado” a nuestro pueblo, porque, como vemos, han cumplido parte de su objetivo. Ninguna de las naciones latinoamericanas sufren el bloqueo ni mucho menos, tienen una política agresiva hecha desde el país más fuerte e influyente del mundo.

          Saludos

          1. Mauricio, los derechos de los que hable anteriormente no se relacionan con el bloqueo. Es parte de la politica interna que existe en Cuba. El hecho del voto directo, de la libertad de expresión o de los derechos tuyos sobre tus propiedades. Esta claro que existe una politica hostil de EE.UU hacia Cuba, pero eso no guarda relacion con las restricciones que yo mencionaba antes.

          2. Leandro,

            En Cuba hay dos bloqueos, el de USA y el del gobierno cubano hacia su propio pueblo. Habría que ver cuál de los dos ha causado más “bajas y desencanto”. Yo no estoy seguro de la respuesta.
            Las leyes cubanas no son aprobadas por la CIA, la falta de derechos elementales ( moverte libremente en tu propio país, derecho a mantener tus propiedades, derecho a expresarte, a invertir en tu propio país, derecho a decidir tu propio futuro) causa mucho mas bajas que tres acorazados americanos.

            Hace días el propio ministro de relaciones exteriores manifestó olímpicamente el desprecio del gobierno cubano hacia su pueblo: “no sé cuantos emigrados ustedes conocen que tengan 200, 500 o mil millones para invertir en Cuba…. Cuba no necesita chinchaleros” (inversiones de 100, 200 o 300 mil dólares). O sea, que sin ningún recato nos excluyen de poder ayudar a la reconstrucción nacional, a luchar contra ese bloqueo. Yo vivo en Alemania, no tendría problemas legales para ello, sin embargo dicho por las claras, allí dl gobierno quiere ricos. Y ¿cómo queda la supuesta apertura económica, el fomento del cuentapropismo? La gente que fueron despedidos y que tratan de crear una empresa sin recursos? Si los de 300 mil. Son chinchaleros, qué es el cubanodea pie? Escoge tú eñ calificativo.

            Pregunta en Chile ¿Qué pasaría si al gobierno se le ocurre tirar a a calle nada menos que medio millón de empleados públicos? Saldrían los empleados liderados por sus sindicatos a defender a los trabajadores. ¿Tienen los trabajadores cubanos derecho de huelga? ¿Les quitó la CIAese derecho? ¿El bloqueo?

            A esas cosas nos referimos los de fuera cuando hablamos de libertad. Repito, si a ti te cuadra no tener derechos, no poder heredar la casa de tus padres, si ves bien que los orientales sean tratados como parias, perseguidos y expulsados de la capital por la policía, si disfrutas cuando tu gobierno te llama chinchalero, si además aceptas que en los discursos tus gobernantes en vez de saldar cuentas te culpen de tu pobreza y te llamen vago que no te sacrificas; entonces sin lugar a dudas, Cuba es el lugar perfecto para tí. Si echarle la culpa de todos esos males y de la ausencia de cada vez más amigos al bloqueo te parece normal be happy. Enjoy yogur freedom.

            Cuba no es La Paz o Haití, tienes razón. Pero dice a sabiduría popular cubana: mal de muchos, consuelo de bobos.

            1. No compadre, eso no me cuadra, pero me cuadra y para mí es libertad estar en Cuba y luchar porque esas cosas cambien. Irme, para mí implica regalar mi país a los burócratas, no luchar por cambiar las cosas malas es para mí cobardía.
              A tu última línea, te contesto: “Quienes no tienen el valor de luchar deberían tener al menos la decencia de callarse”. José Martí

            2. mauricio, yo pienso que tildando de “podridos por el enemigo” a los que nos vamos y lamiendo las botas de Fidel, que es el responsable de todo, no estas luchando por algo diferente. probablemente estes haciendo mucho menos que nosotros.

            3. Leandro, como te he dicho desde el principio, no cuestiono lo que para ti hayas escogido. Estás en tu derecho.

              Por lo leído aquí intuyo que eres muy joven. Yo también luché y me cansé. Muchos de nosotros, luchamos por lo mismo desde nuestras posiciones en la UJC, en el partido, en la ciudad y el campo… No nacimos cobardes o parias. Simplemente reconocimos la derrota.

              Luchar en Cuba para que esas cosas cambien significa enfrentarte al gobierno… Vamos a ver cuanto duras en esa lucha, si alzas tu voz contra esos males. Cuanto tardarás en ser llamado agente pagado por el imperio, o ser tildado al menos de conflictivo y ser separado de las filas; ser expulsado de tu escuela o que te nieguen el derecho universal a tener un trabajo.

              Entonces te quedan dos caminos:

              – seguir luchando porque las cosas en el país cambien y enfrentar mítines de repudio, cárcel y muchas veces la muerte “accidental”. Cualquiera en Cuba tiene dos accidentes en un mes.
              – reconocer que no tienes madera de héroe y regalar ese país que te desprecia a esos burócratas que te llaman vago, chinchalero, etc e irte con la música a otra parte y ver desde lejos como se destruye.

              Si has escogido la primera, te hago llegar mi admiración más profunda. No todos tenemos madera de mártir. Eso no es un pecado.

              Ha sido un placer enorme poder dejar mi opinión en tu blog.

              Enjoy your freedom… as long as you can.

            4. Yo no me rindo, yo memuero como viví. Como dice Silvio, “la necedad parió conmigo, la de lo que hoy resulta necio, la necedad de asumir al enemigo, la necedad de vivir sin tener precio”.

            5. Leandro,

              Como dice otro dicho cubano: “el que empuja no se da golpe”.

              Silvio Rodríguez escribió eso después de haberse hecho una fortuna que le asegura su existencia en cualquier sociedad. Fortuna muy bien ganada que no le discuto pues talento tiene, pero él no está hablando en plural dice “yo me muero” no, “nosotros”. Silvio defiende su fortuna, él no miente, él quiere morir como vivió: siendo un hombre inmensamente rico para los estándares cubanos.

              Te recuerdo nuevamente las palabras del ministro: Cuba no quiere “chinchaleros” Si no tienes 200 millones para invertir en Cuba, no eres bienvenido. Vas literalmente a morir como viviste.

              Tú no tienes fortuna, no tienes 200 millones, la inmensa mayoría del pueblo cubano no tiene nada por lo que pelear ni morir. Morir como ha vivido para significa para el cubano de a pie morir con una mano delante y otra detrás, trabajar por 20 dólares al mes hasta más alllá de los 80 años porque el retiro no les alcanza para tener una vejez digna. Cuando regreses a Cuba sal a la calle un día y cuenta cuantos cubanos mayores de 80 años están vendiendo maní o periódicos en las calles. No lo hacen para enriquecerse, lo hacen obligados por la necesidad, para pagarse un plato de comida caliente. Ellos van a morir como vivieron. Encontrarás entre ellos gente que peleó en Girón, que militó en el partido, que dió literalmente su vida por aquello. No me creas a mí, pregúntales a esa gente si eso era lo que soñaban, si era por lo que peleaban y más importante aún, si lo volverían a hacer. Ojalá seas honesto y nos publiques en este mismo blog las respuestas.

              Leandro tú eres joven y por eso no ves que hay una diferencia abismal entre morir por algo y dejarse matar. Lo primero es loable, lo segundo es una estupidez.

              A eso se refería tu amigo de Miami. Aunque no lo creas, te está evitando un desastre. Un buen amigo, para eso son los amigos.

  5. Mauricio, he disfrutado mucho leerte! Yo soy chileno pero vivo en La Habana, y me identifico con lo que escribes, recibe un abrazote inmenso desde tu tierrra, mi tierra también hacia la tuya que es mia también!

  6. Yo pienso como Yurisander, el pollo del arroz con pollo de este post, no es la cita martiana y si “la mística y lo real maravilloso” de Cuba, aunque Marti sea parte o resultado de ello. Bravo Mauricio, gusté.

  7. Has sacado esas palabras de Marti fuera de contexto y eso es bastante feo. El texto completo es condenatorio de toda la rabia, furia y violencia que proclamaba el marxismo.

    “De aquí la flaqueza de sus instituciones, y el miedo que inspiran; de aquí que se mantengan lejos de los campos en que se combate por ira, aquellos que saben que la Justicia misma no da hijos, ¡sino es el amor quien los engendra! La conquista del porvenir ha de hacerse con las manos blancas. Más cauto fuera el trabajador de los Estados Unidos, si no le vertieran en el oído sus heces de odio los más apenados y coléricos de Europa. Alemanes, franceses y rusos guían estas jornadas. El americano tiende a resolver en sus reuniones el caso concreto: y los de allende, a subirlo al abstracto. En los de acá, el buen sentido, y el haber nacido en cuna libre, dificulta el paso a la cólera. En los de allá, la excita y mueve a estallar, porque las sofoca y la concentra, la esclavitud prolongada”
    “Ved esta gran sala. Karl Marx ha muerto. Como se puso del lado de los débiles, merece honor. Pero no hace bien el que señala el daño, y arde en ansias generosas de ponerle remedio, sino el que enseña remedio blando al daño. Espanta la tarea de echar a los hombres sobre los hombres.”

    Y sigue, te recomiendo leas el texto completo.

    Tu tambien puedes disfrutar tu freedom, la cuestion es averiguar cual es el marco en que todos podamos disfrutarla, no unos si y otros no. Y ese marco no es el actual.

    1. Estimado: No he sacado la frase de Martí fuera de contexto. No tengo problema de poner el texto completo, si es una carta. Yo sólo puse un extracto señalando que Martí comprendía el lado en el que estaba Marx y ese lado era el de los trabajadores. Las líneas que me envías no cambias el sentido. Saludos!.

      1. Martí era antimperialista, pero no anticapitalista. La ambición imperialista va mas allá del capitalismo. La mayoría de los paises capitalistas hoy en dia no son imperialistas. Ni el capitalismo que critico Marx es el mismo que existe ahora, ni la posicion de EE.UU con respecto a America actualmente es la misma que critico Marti. Ambos pensadores a mas de 100 anos de contexto con respecto a nosotros.

        El único contacto que tuvo Marti con el capitalismo fue en EE.UU y ya ves, que EE.UU tenia otras características mas allá del capitalismo. Esas palabras que tu citas, son de un articulo escrito por Marti en 1883, como bien mencionas, por la muerte de Carlos Marx. Curioso es, sin embargo, que la idea global del articulo no se aprecia en el fragmento que has citado. Marti, aunque consideraba la idea del socialismo hasta cierto punto justa, no tenia los mismo ideales que Marx. La principal razón es que Marti y Marx, ambos se desarrollaron en contextos totalmente diferentes. Marx realizo un profundo análisis del capitalismo europeo en el que vivió; Marti, por su parte se desarrollo, en una Cuba colonizada y, por ende, ambas cosmovisiones no comparten los mismos principios e ideales. Marti condenaba la actitud de EE.UU, imperialista, expansionista y ambiciosa. Marx, con su análisis, dejaba al descubierto las diferencias de clases: las muchas horas de trabajo de los obreros, la cantidad de trabajo completamente desproporcional al pago, etc. Marti, abogaba por la igualdad de derechos; Marx, por la igualdad de clases. Es difícil establecer una igualdad de pensamientos entre Marx y Marti. Incluso, entre Fidel y Marx. Sobre el socialismo, Marti plantea en una carta a Manuel Mercado: “Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras: -el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas: – y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados.”

        Recuerdo que hace poco lei un libro en el que el autor comentaba la idea de como llegar al poder, y el factor indispensable era: las masas. Se hace tan fácil para algunos orar maravillosamente y desatar un febril deseo de lucha en una masa inculta e ignorante, pero a su vez, extremadamente poderosa cuando de llevar a cabo revoluciones se trata. La masa es estúpida y es crédula. La masa de obreros es noble y cree todo lo que le ponen al frente de sus narices, incluso cuando son evidentes mentiras. Ah! Ese socialismo de Marx ha sido tan malinterpretado. Como diría Marti en el articulo que citaste: “Aquí están buenos amigos de Karl Marx, que no fue sólo movedor titánico de las cóleras de los obreros europeos, sino veedor profundo en la razón de las miserias humanas, y en los destinos de los hombres, y hombre comido del ansia de hacer el bien. El veía en todo lo que en sí propio llevaba: rebeldía, camino a lo alto, lucha. Aquí está en Lecovitch, hombre de diarios; vedle como habla: llegan a él reflejos de aquel tierno y radioso Bakounia: comienza a hablar en inglés; se vuelve a otros en alemán: ‘Dah dah’, responden entusiastas desde sus asientos sus compatriotas cuando les habla en ruso. Son los rusos el látigo de la Reforma; mas no, no son aún estos hombres impacientes y generosos, manchados de ira, los que han de poner cimientos al mundo nuevo; ellos son la espuela, y vienen a punto, como la voz de la conciencia, que pudiera dormirse; pero el acero del acicate no sirve bien para martillo fundador. Aquí está Swinton, anciano a quien las injusticias enardecen, y vio en Karl Marx tamaños de mente y luz de Sócrates. Aquí está el alemán John Most, voceador insistente y poco amable y encendedor de hogueras, que no lleva en la mano diestra el bálsamo con que ha de curar las heridas que abra su mano siniestra.”

        La idea, no es que el socialismo no sea justo, es que las ideas marxistas son interpretadas y aceptadas por una masa heterogénea, donde junto se alza el ignorante obrero trabajador con el inteligente y criminal oportunista. La sociedad del hoy no esta lista para ese sistema político, y el hecho de que así sea queda demostrado con el total fracaso de países proclamados socialistas: URSS, potencia imperialista con las mismas ansias de expansionismo que Marti señala en EE.UU; asesinando y sometiendo a gente incluso de otros países, como Ucrania, Polonia, Checoslovaquia, Alemania; imponiendo su propio idioma y masacrando a sus valientes ejércitos en defensa (si me preguntas a mi, se hubiera fundado un siglo antes la URSS y ya veríamos los textos antiimperialistas de Marti hacia EE.UU en plural); Cuba; Corea del Norte… Y no quiero citar a Laos o China, porque independientemente de que están declarados socialistas, tienen autorizada la propiedad privada, la presidencia es limitada, en fin… no son la rigurosa tiranía de los países socialistas típicos.

        Por eso me he dedicado a hacer este post. Es bueno que cada cual se exprese y ponga sobre la mesa su punto de vista, pero a la vez se debe estar dispuesto a soportar criticas. Me parece una estupidez tan grande decir que Marti y Fidel están impulsados por el mismo motor, que no se si reírme o cerrar la computadora y desconectar internet por una semana. Fidel es como diría Marti: “la rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados.” No solo nobles, sino también estúpidos son aquellos que viviendo en la miseria de un alma presa y en la esclavitud engrandecen la figura del que los subyuga. Que lacayos de la maldad al sentirse orgullosos de la mano que para al ajeno del pueblo sobre los cansados hombros de los trabajadores cubanos! Que poca visión, que poco tacto! Me da tristeza que autores tan geniales, como Marx o como Marti, pensadores tan grandes de la historia, sean minimizados y desdeñados al nivel de un Stalin, un Kim Il Sung, un Fidel, un Che o un Chavez. Tiranos, opresores y asesinos es lo que ellos son.

        Los pasos al socialismo están tallados, y no vamos a ser socialistas porque un par de criminales se colmen de poder y nos digan lo que tenemos que hacer, sino como mismo surgió el capitalismo y como dijera Marx: “una fase superior”. El socialismo no es el polo opuesto al capitalismo, sino su desarrollo. Llegaremos allí, pero no ahora, no estamos listos. Llegaremos como parte del proceso natural de evolución en la sociedad.

        1. Estimado Andy:
          Eso es verdad. Por eso Fidel Castro presionó tanto para que antes que se firmara la Reforma Agraria se hiciera la alfabetización. Lo que no compart es que la masa sea estúpida, el adocenamiento social implica una política. Podríamos hablar en este caso de la televisión, el anfabetismo e incluso el analfabetismo funcional (gente que sabe leer, pero que jamás lee). Sobre el tema del imperialismo, nombre acuñado por Lenin en su tesis de “Imperialismo fase superior del capitalismo”, creo que no ha acertado, porque no es lo mismo ser una potencia económica, militar, que un país imperialista. Respecto a los países del “socialismo real” eso es un tema al que también dejo mi critica, porque como tú dices, no se interpretó bien el tema de la dictadura del proletariados, o sea, de las mayorías sobre las minorias, de los explotados sobre los exploratodores y se llevo una dictadura del partido. Ahora sí, no comparto en nada esa subestimación que hace, respecto a que Fidel es un hombre nada comparable o que el Che es un tirano, o que halago a quien me subyuga. Si no fuera por la Revolución, ninguno en mi familia ubiera podido estudiar. Aunque soy de La Habana, toda mi familia es de Guisa, allí no ubieramos tenido las oportunidades de estudiar, en buenas universidades como lo hicieron casi todos después. Es interesante que un “tirano” como el Che, sobre quien tuve la oportunidad de conocer sus casas en Rosario y Córdoba y no eran nada modestas, haya terminado muerto en Bolivia luchando porque ese pueblo, el más explotado de Sudamérica, tuviera esperanzas.
          Te cuento que en el país democratico donde vivo, Chile, hace más de 4 meses que estoy esperando por la interconsulta. Cuando vas al médico en Chile (médico público, no tengo dinero para el privado), y presentas una dolencia, ellos te mandan al especialista através de una interconsulta. En Chile hay cientos de denuncias porque muchas interconsultas llegan, dos o tres años después, sino más. A mí aún no me ha llegado siendo que según la OMS Chile es uno de los países que tiene mejores resultados en salud pública en todo América Latina, lejanos sí a Cuba. A pesar de la humildad de mi familia, mi madre trabaja en una farmacia, mis abuelos son jubilados, en Cuba siempre iba al médico y con los problemas y todo que pueda tener el sistema de salud en Cuba, nunca tuve que esperar 1, 2 o 3 meses para ser atendido, por cualquier tema, sea de urgencia o de lo que sea. Yo nací con un pectus escabatúm (no sé si se escribre así), un pequeño problema en una de mis costillas que está undida en el corazón. Cuando me empezó a afectar en Bolivia, me querían operar por 10 mil dólares y sin garantías (o sea, si moría, no se devolvía el dinero). Cuando llegué a Cuba, en menos de tres meses resolvimos el problema. Me atendió el doctor Álvares Cambra, según muchos, el mejor médico ortopedista del mundo y lo hice sin dinero, sin amistades, sin contactos, a él llegué como uno cualquiera. Me atendieron y fíjese, hoy tengo 25 y estoy plenamente saludable.
          Creo que quien se cezga es aquel que no quiere ver más allá. El mismo Marx decía “el hombre piensa como come” y es verdad, cuando las cosas no son tan buenas, muchos se quieren ir, así como ahora que hay varios cubanos que están regresando de España a Cuba. Ahora, una cosa que me parece fundamental, es aplicar aquellas dos frases que decía Martí: “Sabe más quien lee más” y “Ser cultos es el único modo de ser libres”. Siempre nos guíamos por los discursitos televisivos, por los panfletos que nos entrega el Internet o la información del que me dijo, que le contaron, pero no van a las estadísticas. Hay que leer más y más para ser libres de los discursos y de la tiranía mediática.

          Saludos!

          1. Quien sera el millonario que le paga la salud y la educacion a los cubanos mauricio o sera que lo paga el esclavo pueblo cubano trabajando para el estado.

          2. Y en Cuba, ¿se ejerce la dictadura del proletariado? ¿Gobiernan las mayorías a las minorías, los explotados a los explotadores? Claramente, NO. Sólo cambiaron de explotadores, pero los de ahora son como una cadena perpetua.

  8. Irse de Cuba es mucho más que buscar una vida nueva, es cambiar la vida, y nosotros los cubanos somos muy arraigados a la tierra que nos vio nacer. Debe ser algo de la mística y lo real maravilloso que acompaña a este archipiélago. Desgraciadamente muchos no piensan en eso, y luego, aunque no lo digan, se les nota que se arrepienten. Por algo los aviones que llegan de Miami estallan en aplausos cuando aterrizan en Cuba, y la gente grita, al menos, Viva Cuba. Excelente post Mauro, y nos vemos en Cuba, siempre!!!!

  9. Hola, regrese ayer con mucho frío al cual definitivamente no me acabo de acostumbrar pese a haberme pasado gran parte de mi vida en Chile, no solo es el frio del clima, sino el frio de las tiendas, de los oficiales de policía internacional y el SAG o de la señora de la limpieza a la que nadie parece notar.
    Tuve un viaje maravilloso con mis amigos, lleno de nuevas experiencias sobre todo para ellos y para mi, como me decías, era como un sueño. Algo cambio en ellos en lo profundo apenas comenzaron a caminar por las calles Habaneras, una pequeña semilla que dejo plantada en sus corazones. Desde los pregoneros en la mañana, hasta las “descargas” en la noche, el concierto en la Escalinata por Los Cinco o el “asedio al turismo”, desde la junta del CDR al Arenas Doradas en Varadero intente mostrarles todo lo que se podía en nuestros limitados 15 días, sin maquillaje como inteligentemente uno de mis amigos, Alexander al que conociste antes de viajar, describió a la ciudad misma, agregando que se muestra auténtica y hermosa como es, llena de vida y sin esconder nada como Santiago detrás de su fachada de progreso y desarrollo.
    Te quiero decir que te entiendo profundamente, y eso que a diferencia tuya yo pase poco tiempo allá y no conozco Bolivia, pero fue el suficiente tiempo como para decirte que fueron los mejores, y más felices días de mi infancia y quizás de mi vida pese a la tristeza de estar lejos de papá o las necesidades que también las pasé y que al fin y al cabo como niño poco me importaban, conozco aquí y vi Brasil, Paraguay y Argentina, puedo decirte mucho mas pero no me alcanzan palabras ni tiempo.
    Un saludo fraterno Male, asere, nos vemos pronto ; )

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s