3:45

Captura de pantalla 2016-02-12 a las 4.12.10

El corazón palpita furioso como queriendo precipitarse del pecho hacia los caminos que miro y dejo de andar. No me duele ninguna parte del cuerpo, apenas me incomodan los dibujos que en mi cabeza se tornan extremadamente agudos. Pero nada, no puedo detenerme en eso, menos cuando estoy en el extremo norte del hemisferio sur, haciendo de mi carne un trozo de espada. Piso el suelo del bravo pueblo y hoy no hay tiempo para lagrimear, el llanto podrá brotar mañana cuando lloremos de alegría o cuando sea libre en las mejillas de quienes nos vieron dignamente partir. No hago apología a una muerte que respeto, pero pretendí dejar el temor que me azotaba con su presencia en el vuelo que me trajo hasta acá. Soy apenas polvo haciendo historia, empujando con los brazos sobre la tierra. Ya no tengo por qué temerle al mundo, la vida es bella y no debo esperarla. A quien pretenda destinar mi camino en línea recta; a quien intente hacer de mi vida una fotocopia de toda obsequiosa experiencia; a quien me ponga sillas peligrosas que me inviten esperar, le susurro la rebeldía como verbo. Brota sigilosamente en mis venas las sangre del mambí y el mapuche, la de Maceo y Lautaro, una herencia dormida que ante el tirano se encenderá. Nuevamente el norte llena de nubes nuestro suelo, lluvia ácida comienza a caer y la rabia se vuelve a acumular. Abro el pecho a sus heraldos, todos somos polvo estelar, en esta lucha no hay nada que temer, estamos a la par. Ellos han inventado horarios, interés, los teléfono inteligentes y nosotros a penas compartimos el pan. Pero insisto, no hay nada que temer, somos tan humanos como ellos, nuestros cuerpos se fundirán con el de Gea y ella no preguntará nombre o nacionalidad, simplemente nos absorberá. El futuro fue hoy y alzo la cabeza, a veces con tristeza, con un poco de impaciencia, pero por hoy basta madrugar.

Mauricio Leandro

Anuncios

3 comentarios en “3:45”

  1. Siempre tendré mucho orgullo y mucha pasión leyéndote.
    Gracias por ser un autor y un hombre increíble.

    Audrey Chulliat

  2. Una vez más, nos sorprende Leandro con sus escritos. .En este último nos invita el autor a recorrer nuestros sentires, enmarcados a momentos con la fuerza de una euforía y otras con la mesura y tranquilidad para saborear esta razón de vivir..
    Felicitaciones.
    Un abrazo
    Mario Urzúa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s