Mendoza

Mendoza

Mendoza sabe a lucero verde. Es de color montañoso y negro el pelo. A su entrada un monumento fotográfico te recibe cuando viajas de oeste al sol. La mirada se encandila como la de un conejo y quedamos presos, indefensos ante la belleza del paisaje rojizo que nos captura y nos absorbe hasta la ciudad de las zanjas floridas y los hambrientos celestes.

Mendoza está allá arriba, está allá abajo, está lejos y cerca, pero no deja de ser un oasis sediento de paz, más paz de la que en sí misma desborda, sediento de lluvia y de sombra. Mendoza es una niña desnuda que en un sueño aparece volando, dando volteretas sobre la cama de la cual me invita a despegar.

Amo ese lugar desde sus cerros hasta sus telarañas. Me gusta sobre todo, porque no hay más que tres obligaciones en esa ciudad: hundirse, soñarla y aletear.

Mauricio Leandro

Anuncios

Un comentario en “Mendoza”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s