Luz

Luz

Un código lingüístico se desprende debajo de una muñeca, letras que dan iluminaciones.
Hay oscuridad en el pedalear, en la ecología, en el exceso del uso que ha tenido la palabra porvenir. Somos una masa de partículas que hacen letras enormes e imágenes grandiosas de quienes sonríen ante la barbarie, quienes ignoran el guiño que se hace antes del tiro de gracia. Somos un Océano de deseos, de caricias que van y vienen como olas, somos un apoteósico paraíso onírico que se lengüetea al parpadear.
Somos tú y yo amasando el pan para ellos, resumiendo el número, la serie que sale en el timbre a la esquina del billete.
Ellos nos ven multiplicados, nos alimentan de necedades, de necesidades, para que a pesar de los golpes, cumplamos sus órdenes cuales cachorros de Pávlov. Nos orientan con flechas y leyes, con canciones que limitan nuestro oleaje imperfecto, nuestro amanecer.
La noche ha sido preñada por el paraíso que inventamos, cada lucero es un sueño que se pierde en la penumbra realidad.

No te preocupes amor, llegará el día en que seamos peces de nuevo y flotemos sempiternos en la línea dichosa del orgasmo y la felicidad.

Mauricio Leandro

Anuncios

2 comentarios en “Luz”

  1. Sigo a menudo a este gran Poeta, narrador….vividor..comprometido con el “que hacer” progresista, recomiendo a quienes se permiten reflexionar de la alegría y la tristeza, del amor y del desamor.
    .Leandro, contínua con tus escritos……nos hace bién seguir tus trabajos, se te agradece.
    uN ABRAZO
    Mario Urzúa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s