Invierno

Inviermno

Recuerdo un tiempo de sonrisa noble
y revolver pesado en el estuche.
Recuerdo la textura y el peso;
recuerdo y añoro esa época
como al infinito y lo eterno.

Mi mano pequeña,
el gatillo metálico,
el mecanismo brusco,
la bala estruendo,
pitido,
sordera.

Recuerdo a las piedras y la lata.
Los golpes y las diestras peludas.

El brazo estirado,
la mirada en el objetivo,
la mira en mi pecho.
Era como un disparo hacia el futuro,
era como una bala trazadora
que iba abriendo camino hacía la libertad.

Recuerdo que creía en la soberanía,
esa que no existe hoy sino en la palabra.
Recuerdo que creía…,
es más,
recuerdo que no creía en la felicidad,
pues la felicidad eran las botas infantiles,
los dibujos en las paredes,
los mapas en la cama,
las aviones de papel
y los tanques de goma y paleta de helados.

Los países eran banderas,
las fronteras lápices de colores.
Los poderosos  y sus bombas atómicas
baterías desechables,
descargadas.

Mi libertad alguien la compró
a precio de maduros,
a besos de palomas.
Puse en venta mis sueños
ante la vergüenza
que sintieron las miradas ajenas
en mi desnudez.

Yo no extraño el invierno
extraño un invierno
su esencia, sus olores,
su sabor.

Mauricio Leandro

Anuncios

Un comentario en “Invierno”

  1. que bello, me hizo reflexionar!!!, ¡¡¡yo también extraño esa cercana victoria
    que sentimos en el aire, pero…no supimos abrazarla y siguió
    hacia otros lares!!!, sueño que retorna y tengo la certeza que sí.
    (tienes el mismo nombre de mi hijito… Leandro)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s