La tarea de Eros

Por un tiempo Olimpo estuvo atormentado ante la inminente desaparición del mundo. El Dios de los rayos andaba lazando truenos coléricamente, mientras que Poseidón golpeaba enojado la placa de Nazca.

Toda esta hecatombe se había formado a partir de que Hunab Ku, desde el lejano centro de la galaxia, enviara un mensaje con una noticia fatal. Se trataba de que el próximo 21 de diciembre del 2012, se completaría el último decimotercer Baktún de la cuenta larga del calendario Maya. Zeus, que siempre depositaba plena confianza en su cerebro y corazón, sabía que Hunab Ku no mentía. Es por eso que el dios griego, tuvo al tanto a todas las deidades que habían querido ser informados de tal situación.

Por otra parte, algunos más escépticos, pensaban que todo eso era una total mentira.

Joseph Smith Jr., aseguraba que Dios no le ha dicho nada y que él sepa “Hunab Ku, no es Dios, es una simple cosa inventada por los indios incivilizados del sur”. Cristo, quien acompañaba a Smith esa tarde, sudaba ansiosamente, pues Obbatala, el santo africano, le había comunicado que Joseph Smith Jr., no era ningún ser divino, sino un humano enviado por la CIA para filtrar información celestial.

Tanto en el ambiente de los que creían, como los que no, había un clima tenso.

Quienes aún aguardan una paz inquebrantable, eran Krishná y Eros. Ellos llevan varios días paseando por el sur de Asia, quién sabe haciendo qué. Pero los llantos y gemidos de Psique, que no podía más con el dolor que le había causado la pérdida de Eros, llegaron a los oídos de Inti. El Dios sol Inca el que desvió la súplica fervorosa a Zeus quien se tomó su tiempo para escuchar la tierna congoja de Psique.

De un momento a otro, el Dios rayo se iluminó. Psique, sin la intención, le había dado una idea genial. En seguida Zeus reunió al Olimpo y los preparó para votar en bloque y posteriormente convocó a una teoconferencia mundial.

A la reunión asistieron el 79% de los dioses y deidades terrícolas. El lugar escogido para la cita fue el vecino planeta Marte, pues se buscó un terreno neutral. Esto permitiría a su vez, que en la teoconferencia participaran y opinaran dioses de planetas vecinos.

Se acordó que los invitados, podrían solamente proponer, pero no tendrían derecho al voto. Así mismo, los escaños no serían individuales, sino que 5 por cada religión. Esto promovió el enojo de algunos asistentes, que habían traído delegaciones realmente gigantes con el fin de ganar en sus propuestas.

Luego de dos días de organización y planificación respecto a las formas de votar, los acuerdos, la unidad de acción y todos los aspectos formales, el tercer día empezaron las papas a quemar.

Ares propuso una guerra mundial para que el mundo pereciera en acción y heroísmo y dijo:

-Los humanos que más se destaquen en las batallas, los transformaremos en semidioses y tendrán como tarea ayudarnos a conquistar otro planeta donde volveremos a crear la raza humana.

Esta propuesta fue aplaudida por Changó, el dios africano dueño del fuego, quien encontró razonable una nueva civilización de guerreros, “si se quiere nacer con fuerza en otra parte”. En eso Pax se levantó llorando y recordó lo ocurrido en el planeta Venus, cuando se hizo algo similar:

-¿Acaso no recuerdan el estallido de esa guerra?, la explosión fue tan enorme que cambiamos el curso en el eje del planeta, he incluso se dijo que las llamas de nuestra brutal batalla llegaron hasta la tierra y acabaron con los habitantes planetarios, esas bestias llamadas dinosaurios.

En un momento el silencio se apoderó de todos y algunos dejaron escapar pequeñas lágrimas recordando a los venusinos.

San Ernesto de la Higuera, levantó su mano izquierda y tomó palabra:

-Apoyo lo que ha dicho la compañera Pax, tiene mucha razón. Las guerras hasta este día han sido promovidas por el odio, por la codicia y todos aquellos males que algunos de los aquí presentes no se cansan de ‘castigar’ y ‘criticar’. Si alguna vez en mi mortalidad tomé un fusil, fue porque la guerra libertaría que yo emprendía, representaba el fin de la explotación del hombre por el hombre y una paz para cientos de seres humanos que no tenían un solo día de tranquilidad, buscando el sustento para llevar algo de comida a sus hogares. Creo que aquí la cosa no se trata de guerra ni guerreros, se trata de seres que puedan construir un mundo mejor donde vivir y desarrollarse.

Ante las palabras del santo revolucionario, se formó un colosal conflicto en la teoconferencia. Joseph Smith Jr. empiezó a gritar:

-¡Saquen a este cerdo comunista de aquí! ¡Él no es ningún santo, es un agente de la KGB!

A esa hora, algunos se pusieron de lado del santo de la Higuera y otros apoyaron a Smith. Los que se ubicaban juntos al mormón argumentaban que la ideología de Ernesto, era la primera que postulaba que los dioses no existían y eso estuvo a punto de quitarles su divino lugar en la existencia y la historia de la humanidad. Los momentáneamente guevaristas, creyeron cierto que la humanidad jamás había estado en paz, pues realmente en los tiempos de  “no guerra”, muchos seres humanos no habían podido respirar una gota de alivio, siendo explotados y violentados por la pobreza y la desigualdad.

El conflicto hizo, no sólo que la sala se dividiera en dos bandos, sino que algunas religiones se quebraran en deidades que apoyan al revolucionario y otras al yankee.

Zeus, quien llevaba muchas horas en silencio, no pudo más y estalló en una tormenta eléctrica dejando en completo mutismo al resto de los dioses. El Dios griego tomó en sus manos un trueno y mirando fieramente a su padre Cronos dijo:

-Tú que eres amigo de Hunab Ku y que sabes todo de principio a fin ¿Cuándo ha existido la paz? ¿Cuándo la libertad ha emprendido vuelo junto a los hombres? ¿Cuándo la felicidad ha sido un alimento o agua? Son sólo instantes, aquellos momentos sublimes de la vida. Pero si nosotros hemos condenando a un número infinito de seres a la mortalidad ¿Por qué bañarlos de infelicidad y pruebas que sólo sirven para agigantar nuestro ya apoteósico ego divino? Dioses, amigos: hagámosle un último regalo a esta triste humanidad. En vez de permitir que los hombres se saquen las entrañas mientras dibujan un grotesco mapa de sangre en la piel de Mapu, Pachamama o Gea, ¿por qué esta vez no cambiamos la historia? No quiero  atribuirme ningún poder superior al que cualquier delegado de esta sala pueda ostentar, pero me gustaría proponer algo muy humildemente. Primero, quisiera comentar qué fue lo que me motivó a convocar esta teoconferencia de dioses y deidades. La cosa se trata de un sencillo y simple llamado de un mortal. En este caso se trata de Psique, una joven griega que se ha enamorado locamente de uno de mis dioses, Eros. El profundo dolor de esta mujer amante, me hacen corroborar una vez más, que el más profundo sentimiento del hombre, no es el odio, todo lo contrario. El motor que mueve con fuerzas ingobernables el corazón, es el amor. Creo así señores, que antes que llegué el final, el mejor regalo es enamorar a toda la humanidad y que lo único que se derrame con fin de dibujar la tierra, sean los líquidos dulces de la fertilidad.

Gran parte de los dioses ovacionaron a Zeus y se pusieron de pie. En ese transcurso Afrodita y Venus levantaron sus manos y tomaron la palabra para decir en unísono y con un rostro que evidencia lascivia:

-Oh poderoso Dios, ¿lo que propone su excelencia es una orgía global?

Mientras algunos tomaron esto como una broma, Ares y Marte, se acercaron a Yemayá y a Oshún con fin de cesar el ardor que les provocaron las palabras de Afrodita y Venus.

Dionisio se puso de pie y gritó:

-¡Apoyo a estas beldades divinas y quien esté de acuerdo, que se ponga de pie conmigo!

Algunos se comenzaron a poner de pie, e incluso Jesús hizo un gesto, pero Joseph Smith Jr. lo retuvo fuertemente agarrándolo de la túnica.

Ganesh entendió que lo dicho por Zeus, no se trataba de una orgía, sino de un sentimiento noble:

-Comprendo que Zeus no se refiere a la lujuria. Él propone eliminar todas esas estúpidas cosas que atormentan al hombre, ese placer de tomar a otros seres como objetos, como se hace casi siempre con el dinero. Aquí lo que se trata, es de sentir lo divino que le hemos dado a todos los seres, esa alma que ni el más violento crepitar de una bomba puede palpar, pero que puede levitar ante un simple gesto o una palabra.

Alá, dejó por un instante su mirada impúdica hacía sus huríes y se declaró a favor de Ganesh. Este hecho bastó para que muchos empezaran a decidir cuáles serían los 5 votos por religión.

Luego de varios días, ganó la propuesta de Zeus con un 83% de aprobación celestial. Lo que se decidió, es que el castigo para Eros, sería contaminar a la humanidad con sus flechas de oro bañadas en miel y como último, él volverá divina a Psique, la inspiradora de Zeus.

Eros no se opuso, pero solicitó que Krishná lo acompañara en la agotadora tarea. Es así como los dos emprendieron vuelo por el mundo derramando flechas en una lluvia dorada y dulce. El melado de la miel caía, mientras que los hombres y las mujeres se hartaban saboreándose hombros, piernas y pechos. Los humanos se devoraron sin discriminación y los animales hicieron lo mismo, al recibir la miel que se vertía por todas partes.

Los besos y abrazos no cesarán hasta el 21 de diciembre, donde habrá que ver lo que ocurrirá. De todas formas hay que tener cuidado, la CIA ya está al tanto y prepara una celada.

Mauricio Leandro


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s