La esposa de minero pide solidaridad boliviana

(Artículo publicado en La Época, semanario Boliviano)

Sucesos de la mina San José y entrevista a Verónica Quispe, esposa de Carlos Mamani Solis, trabajador boliviano.

Entre los 33 trabajadores atrapados en la mina de cobre chilena San José, localidad ubicada en la región de Atacama cercana a la ciudad de Copiapó y a 800 km. de Santiago, se haya Carlos Mamani (24 años), minero boliviano y único extranjero. Aún no se sabe a ciencia cierta quiénes son los responsables del accidente, ya que ninguna de las instituciones licitadoras del gobierno han asumido la culpabilidad. Verónica Quispe, habló en exclusiva para el semanario La Época.

Por: Mauricio Leandro

Desde el 5 de agosto, 33 mineros que trabajaban en la faena de la mina San José, propiedad de la empresa minera San Antonio Primera SA, permanecen atrapados a 700 m. bajo tierra. Esto hecho sucedió luego de que se produjera un accidente, ya que la mina no contaba con las medidas de seguridad.

Entre las acusaciones que se le adjudican a la empresa, está el no financiar la reparación y las vías de evacuación de la faena. Además, otra de las imputaciones a la empresa San Antonio, es que no cumplió una de sus obligaciones y comenzó  a ahorras gastos aprovechándose al no depositar los dineros de las cotizaciones previsionales de los trabajadores.

Por parte del gobierno chileno, el presidente Sebastián Piñera pretende despojar la responsabilidad, culpando a las instituciones que actuaron en el mandato de la ex-presidenta Michel Bachelet. De todas formas, los sindicatos de la minera San Antonio, así como la Central Unitaria de Trabajadores de Chile (CUT), señalan que aunque ellos vienen exigiendo el cierre de las minas por falta de seguridad desde 2003, el accidente donde quedaron atrapados los 33 mineros, es responsabilidad de la actual administración y de sus instituciones regionales.

Javier Castillo, presidente de la CUT provincial de Atacama, responsabiliza entre otros a Raúl Martínez, secretario del servicio regional ministerial de salud (Seremi) quien aunque presentó su renuncia esta semana, firmó la reanudación de la faena en una resolución hecha por la Inspección del Trabajo de Copiapó el día 29 de julio. “Este documento fue firmado dos semanas después del accidente en el que Gino Cortés (trabajador de la mina, a quien tuvieron que amputarle una pierna). Por esto y por la falta de licitación de parte del Sernageomin (Servicio Nacional de Geología y Minería) que cuenta con sólo dos inspectores para la región, una semana después ocurrió el trágico accidente donde quedaron los 33 atrapados”, afirmó el dirigente.

Así mismo, muchas familias han criticado la manipulación política del suceso por la administración del presidente Piñera, quien mantuvo en suspenso a la familia desde la 7am, hora en que se supone fue hallado el mensaje de que estaban con vida, hasta las 3:10pm, momento que el presidente llegó al lugar para dar la noticia oficial a los familiares. “Tres minutos después hizo público a los medios de comunicación de que todos estaban vivos. Nosotros no podemos negar que estamos muy agradecidos con el gobierno, pero es una falta de respeto que nos hayan hecho esperar tanto sólo para que el presidente llegara”, confesó Pedro Segovia, familiar de Víctor Segovia, Pablo Rojas y Esteban Rojas, trabajadores que se encuentra atrapados.

Tratamiento mediático y manejo político

Grandes críticas de diversos sectores sociales ha recibido el tratamiento mediático de lo acontecido en la mina San José. Algunos sectores de la oposición califican el hecho como un recurso para remontar la adhesión popular al gobierno, que el tercer trimestre de este año cayó considerablemente.

El Colegio de Periodistas de Chile, quien hace una semana publicó una declaración sobre el cerco comunicacional, que se le ha dado a la noticia de los 32 mapuches en huelga, declaró por medio de su presidente, Abraham Santibáñez: “Supimos por diversas vías lo que ocurría en Cuba, con despachos constantes de la travesía por España de los refugiados y la llegada de uno de ellos a Chile, y estamos hoy con una amplia cobertura respecto de lo que sucede con 33 compatriotas enterrados en una mina en Copiapó, con transmisiones prácticamente las 24 horas. Sin embargo sobre los 32 huelguistas mapuche, de los cuales 8 están graves, poco o nada se ha sabido, salvo en contadas y honrosas ocasiones”.

Así mismo, uno de los personajes que ha llegado a alzarse como “héroe” del bicentenario chileno y del rescate, es el Ministro de Minería, Laurence Golborne, quien ha liderado las acciones del rescate. De todas formas, para los dirigentes sindicales de la mina San José, como para los representantes de la CUT, el ministro Golborne “es un demagogo” puesto que fue él mismo, quien declaró no estar interesado por las condiciones de seguridad en la mina, diciendo que ese “no era su tema”, hecho que hoy es negado por parte de Golborne.

Altos índices de mortalidad

Para muchos medios de comunicación en Chile, la noticia de los mineros atrapados sólo queda como una anécdota histórica. Tanto es así, que han llegado a nombrar a los mineros como “los héroes del bicentenario”. Pero lo que no se ha profundizado en la prensa chilena, son las condiciones laborales de la minería y otras áreas en el país.

El Sernageomin informó que en la última década, han fallecido 373 mineros, siendo Atacama la región donde existe la mayor cifra de estos accidentes. La Superintendencia de Seguridad Social sostuvo que en 2009 la taza de muertes fue de 5,7 por cada 100.000 trabajadores, situando al a minería como la actividad con mayor mortalidad en Chile.

Según algunos expertos, esto se debe a las excesivas jornadas laborales. El estudio del banco suizo UBS, publicado en The Economist señaló que en Santiago de Chile se cumple las jornadas laborales más extensas del mundo. Los chilenos trabajan un promedio de 48,4 horas semanales, pero según la Dirección del Trabajo, los mineros sobrepasan esa cifra superando las 51 horas. En la revista chilena Punto Final, califican que: “este hecho es el que abre camino a muchas enfermedades y accidentes del trabajo”.

Lo más importante es que está vivo

Verónica Quispe, quien junto a su pequeña hija Emily, han permanecido en vilo durante el rescate de su marido, afirmó que lo más importante es que él se encuentra vivo. “Nunca perdimos la esperanza, pero esta noticia es muy significativa para nosotros. Aunque no lo tenga cerca, me reconforta saber que pronto va a estar aquí. Por ahora la comunicación será por medio de cartas”, señaló Verónica.

La mujer boliviana confesó que su marido sólo llevaba una semana trabajando en la mina antes de que ocurriera el accidente. “Él me contó en las condiciones en que estaban trabajando. Me dijo que era peligroso por el cómo se encontraba la mina. De todas formas era una oportunidad de trabajo fácil para él y para el sustento de nosotros”, afirmó.

“Yo soy de Oruro y llegué hace 11 años a Chile, Carlos de La Paz y sólo lleva 5 años aquí, pero no perdemos el contacto con nuestros familiares en Bolivia. Aunque hubo un poco de tardanza, el cónsul de Bolivia (Walker San Miguel Rodríguez), estuvo con nosotros y prometió ayudarnos. También nos dijo que si deseamos volver a Bolivia, nos ayudaría a conseguir trabajo, pero eso tendremos que conversarlo con Carlos cuando esté aquí (…) Les pedimos a nuestros compatriotas en Bolivia, que oren y que tengan fe por Carlos”, señaló.

Quispe dijo que a pesar de que no permitirá que Carlos vuelva a la faena en la mina, como familia harán todo lo posible porque la empresa responda ante la justicia y pague las respectivas indemnizaciones.

Pueden encontra este artículo también en:

http://www.la-epoca.com/modules.php?name=News&file=article&sid=2095

Anuncios

Un comentario en “La esposa de minero pide solidaridad boliviana”

  1. hola,gracias por tener la oportunidad,de opinar,soy del sur concepcion-chile,conosco y e trabajado en varias nineras del centro y norte,me estraña que esta nina san jose,tenga muchas faltas de sistemas de seguridad,yo estoy seguro que esos señores que se dicen llamar,isnpectores de seguridad,munca an entrado a uma mina,porque se cagarian de miedo al entrar 10 mts,por lo tanto, bienen las famosas coimas,y nada de sernageomin,cero seguridad.por se lo pasan chateando con el copu en la oficina y tomando cafe,ojala que se investige donde estubo la falla humana, y que nunca mas pase esto,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s