La U

Se levantó vomitando, del mismo modo que cuando se acostó. El olor alrededor de él  y en su cuarto era simplemente insoportable. Una mezcla entre vómito, polvo y pata sucia. Además, tenía todas las entradas de aire cerradas: ventanas y  puertas. No corría una gota de viento por ningún lado.

Limpió su boca con la misma sábana que lo cobijaba, estiró los pies como buscando el piso y de un modo extraño se sentó en la cama, con la cabeza aún pegada a la almohada.

Condujo su cuerpo al baño como pudo, balanceándose por todo el trayecto. Echó abajo cuanto arrasó en su torpe marcha. Cayeron al suelo platos y adornos de porcelana. El piso se llenó de vidrios trizados que le abrieron heridas en sus pies descalzos. Eso hacía que el panorama visual fuera más grotesco, con un rastro de sangre que dejaba al pasar.

Llegó al baño, no sin antes volver a vomitar en la puerta del mismo. Por el estado en que andaba, pisó el vómito y ahora tenía como huella de camino, vestigios de vómito con sangre. Sin pensarlo mucho se metió en la ducha con la ropa que traía puesta. Dio el agua caliente y la equilibró con la fría. Se acostó en la tina y se quedó dormido esperando que se llenara.

A las horas, el sonido del teléfono lo despertó. Notó que el agua se había botado e inundando el departamento. Salió de la tina más sobrio, pero no había nada que hacer, estaba la cagada.

Contestó el teléfono y dijo: “Sí…, bien mamá… Desde lunes comenzamos…, estuvo bien… Sí…, Santiago es bonito… ¿El mechoneo?… Na’ estuvo piola”.

MauricioLeandro

Anuncios

8 pensamientos en “La U”

  1. Buenísimo compadre! quizás a muchos les pasó ayer eso (bueeeeno quizás no tan extremo, pero sí parecido 🙂 ).

    Muchos mechones me preguntaron al otro día del carrete si la U era siempre así o solo era por la ocasión especial de “carrete mechón”. Cuando les contesté que efectivamente siempre era así, no la querían creer jajaj.

  2. A muchos jovenes que recien llegan a Santiago y entran a la U les pasa eso, un pokito de desbande, de dejar la caga sin medir las consecuencias.
    Dicen que son experiencias que hay que vivir, valerse por un mismo, experimentar, total a golpes se aprende =P

    saludos!

  3. JAJAJAJ Contrastes de escenarios….
    Me ha encantado. Yo me he perdido el ritual del mechoneo, aunque no podría decir que tenía la cagada en mi pieza.. Pero si añadiría que el vómito y la sangre por ahí andaban en forma de símbolos.

    A que tipo de olor a “Polvo” te refieres.

    Es un microcuento perversamente realista al menos a esos seres que viven orlados por la inanición o aversion a los rituales sociales.
    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s