Bruto final, una coalición despedazada y un terremoto social como nunca se había vivido

Entrevista a Manuel Riesco

Manuel Riesco se ríe, pero confiesa que hasta el más ateo era capaz de ponerse a rezar con el terremoto. Dice que “los caminos del señor son insospechados, porque efectivamente siempre ocurre así. Las cosas discurren sobre las vías más extrañas, y siempre sobre la marcha se producen fenómenos como este del terremoto. No sólo el terremoto físico, sino: ¡el terremoto social!”.

A sus 62 años, le gusta pasear por Santiago en su bicicleta y se siente orgulloso de llegar antes que el auto de su hija al trabajo. Vicepresidente del Centro de Estudios Nacionales de Desarrollo Alternativo (CENDA), Manuel Riesco Larraín es uno de los economistas más destacados a nivel nacional e internacional. Ha escrito libros como “Chile, Tras el Parto de un Siglo” y “Desarrollo del Capitalismo en Chile bajo Pinochet”.

Por: Mauricio Leandro y Camilo Espinoza

– ¿A qué factor atribuye la vuelta de la derecha por medio de elecciones?

La razón principal es que se agotó un ciclo, la transición terminó. La Concertación se despedazó porque no podía seguir gobernado de la manera que lo estaba haciendo. Sin embargo, nadie sabía que iba a tener un final de estas características. Es lamentable que por parte de esa coalición, no se diera un giro decidido al programa progresista que el país a gritos demanda.

El cuadro es muy parecido al de 1958, cuando fue elegido el derechista Alessandri Rodríguez, quien también tuvo un gobierno de gerentes y se propuso aplicar al país un programa liberal. Sin embargo, a muy corto andar, se vio forzado a continuar con las políticas desarrollistas que venían realizándose desde 1924. Incluso tuvo que aprobar la ley de reforma agraria y continuó con el desarrollo de la educación pública.

– Entonces. ¿Qué tipos de cambios habrá con el nuevo gobierno?

Hay que valorar debidamente lo que representó el terremoto social que se produjo con ocasión del terremoto físico. Todos los cambios importantes del país se han producido después de terremotos sociales.

En 1924, se produjo un movimiento militar progresista, que en ese momento forzó a que se aprobaran leyes progresistas paralizadas en el parlamento por la derecha conservadora. Además, se estableció el primer gobierno desarrollista, el de Ibañez. Después se dio paso a una serie de gobiernos desarrollistas hasta Allende. Todo eso, producto de un gigantesco estallido social.

En el año 57 hubo otro estallido social que reventó de un día para otro. Comenzó con una movilización estudiantil, donde salían al principio como 50 estudiantes a reclamar porque había subido como tres chauchas la locomoción. De repente, se encuentran con que terminan encabezando una manifestación de miles de personas que se les habían pegado en el trayecto. Se armó una “zafacoca” que duró una semana. A raíz de eso, durante el gobierno de derecha se aprobaron las leyes que permitieron terminar con la ilegalidad del Partido Comunista. Además, Allende estuvo a punto de ganar las elecciones del 58’.

Lo que sucede hoy, nunca se había visto. La alcaldesa de Concepción (militante UDI)  hablaba de revolución social. Aquí en Santiago cerró todo el comercio por temor que viniera una poblada. El terremoto finalmente precipitó un estallido social gigantesco, y eso cambia la situación política radicalmente.

– Los medios comentan el fin de la crisis, pero ahora está el terremoto. ¿Cuál es la situación real?

La crisis internacional no ha terminado. La recesión terminó, pero no la crisis. Esta es una crisis larga que se inició el 2000 y va a tener un curso de unos 10 o 20 años más. Así fue el 30’, así fue el 70’. Son crisis prolongadas.

Las exportaciones no se van a recuperar en muchos años. El año 29’ Chile tenía una economía abierta y exportaba mucho. Las exportaciones habían llegado a representar como un 28% del PIB. Pasaron 35 años antes de que se recuperara el nivel de exportaciones. Después de ese bajón las exportaciones cayeron en un 20% sólo en dos ocasiones: en los 70’ y en los 80’. En los dos casos, pasaron más de siete años antes de que las exportaciones recuperaran su valor. El año pasado, en el primer semestre cayeron un 40% y en el año un 25%, porque el cobre, que representa la mayor parte de las exportaciones, tiene una burbuja especulativa en su precio. Exclusivamente por eso, porque las exportaciones no-cobre siguieron cayendo hasta diciembre.

¿Qué va a tener que hacer el país? Lo mismo que los años 30’: girar su modelo hacia el interior. Desarrollar el mercado interno con América Latina, protegido por instituciones estatales compartidas.

– ¿Y cómo Piñera va a poder hacer eso, si ya se ha planteado hostil con algunos gobiernos de la región?

La situación ha cambiado, porque resulta que los empresarios que están hoy en el gobierno tienen la mitad de sus inversiones en el exterior, una parte en Argentina y la otra mitad en Brasil, Bolivia y Perú. Entonces, ¿cómo van a ponerse en contra del proceso de integración latinoamericana si a los que más les interesa es a ellos?

– Ahora está la posibilidad de que gane la derecha en Brasil y Argentina…

Sí, claro, es verdad, pero puede que pase o que no pase, lo que no puede pasar es que saquen las inversiones que tienen allá porque: ¿a dónde las llevarían? ¿A Fiji? ¿A Corea? Los pasos van en esa dirección, sobretodo si se le cierra el mercado mundial por muchos años. Entonces, la situación en ese caso va más allá de la ideología.

La economía capitalista es muy perversa porque las catástrofes, guerras y terremotos le vienen bien. Con lo del terremoto, el gobierno de Piñera va a tener que generar un déficit equivalente al que generó Velasco el último año, que fue bastante significativo: un 4,5% del PIB, mucha plata. El presupuesto que presentó Velasco es restrictivo, porque es equilibrado, lo cual significa reducir el gasto en 4,5% del PIB. Si el año pasado tuvieron un déficit y quieren equilibrarlo, hay que reducir el gasto en 4,5%, lo que es, como dijo un economista, innecesario y peligrosamente contractivo.

– Luego del terremoto del 85 se armó un movimiento social por democracia, pero  no se consiguieron los cambios estructurales necesarios. ¿Qué errores se cometieron?

Yo puedo decir el error que cometimos desde el Partido Comunista. Sobrevalorar nuestra fuerza y, por el intento de llevar la cosa hacia una vía más progresista, permitir que nos aislaran. El hecho que nos hayan dejado afuera, fue una cuestión que se pagó muy caro.

La situación hoy es diferente: no hay Guerra Fría, no hay condiciones para que se produzca el aislamiento del movimiento popular. Pero esa idea del “gobierno de unidad nacional” que propone Piñera está alentada a coaptar a los radicales y los democratacristianos y separarlos de la izquierda. Lo peor que se puede hacer en este momento es seguir la política de ellos. Es como lo que dicen algunos de que hay que ponerse a discutir si existe dios o no, y para qué estamos con payasadas, eso no importa para nada. ¿A quién le importa si existe dios? Importará para rezar, pero no para hacer política.

– ¿Cuál es la alternativa entonces?

Yo trabajé en el programa de Jorge Arrate donde se plantea lo que hay que hacer. Restablecer los servicios públicos y recuperar las riquezas básicas. Hay que construir la fuerza política. Las organizaciones existen, existen los partidos democráticos para que se reestablezca la unidad. No hay ninguna razón para que no estén unidos.

– ¿Y con el tema de la educación?

El programa está claro, todos saben lo que hay que hacer. Hay que reconstruir un buen sistema de educación pública en todos los niveles. Darle el apoyo que requiera la educación privada, pero bajo ciertas condiciones. Con un panorama así, ya no van a existir mercanchifles de la educación, sino buenos educadores. Hoy se le impide a las universidades públicas que impartan una buena educación, para que no le haga competencia “desleal” a las privadas. Esa es la base de la LGE y lo que hay que cambiar es eso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s